Archivos Mensuales: marzo 2014

El amor duele

Estándar

De la noche aprendí

que la oscuridad enseña

más de lo que oculta el día.

Del agua aprendí

que la forma de permanecer entero

es amoldarse al recipiente que nos sostiene.

De la soledad aprendí

que el silencio proporciona mas respuestas

que las ideas calladas al hablar.

Del amor aprendí

que cuanto más te sumerges en él

menos aprendes,

más sufres

más duele

menos cura

pero mas quieres.

Cómo se aprende del amor

si cuanto más sientes

más duele

y menos aprendes.

Creí que después de haber amado más que nunca

y haber sufrido más que nadie

mi corazón se volvería de hielo.

Mas reconozco que el corazón late con fuego

por eso quema

por eso duele

y ese témpano que latía a ritmo de crujidos

se aviva cada vez más, cada vez de menos.

De extremos he vivido

por extremos he sufrido

mas de corazón digo

que por extremos vivo.

Anuncios

TIEMPO

Estándar

El tiempo. Ese inestimable y abstracto compañero que nos rodea y nos envuelve.

Desde filósofos, físicos, poetas, o incluso locos, el tiempo ha sido un enigma para el ser humano. Vivimos aferrados a algo que no podemos controlar, pero que nos arrastra a hacerlo todo. Mas el tiempo no es mas que una idea creada por el hombre. El tiempo no existe, es nuestra percepción de la realidad, y más concretamente nuestra inherente necesidad de control de nuestra vida lo que nos movió a crear un sistema para contar la realidad. Mas, ¿es algo fiable? El tiempo pasa rápido cuando la situación es apetecible, y un infierno cuando esperamos algo, o la situación pasa a ser desagradable. Entonces, ¿qué sentido tiene el tiempo?

La brisa del aire acariciándote la cara, el último rayo de sol ocultándose en la linde del mundo en el ocaso de un atardecer, el fresco aroma de una dulce flor. Momentos cargados de una belleza sumamente efímera, pero perfecta. Y es que la belleza es algo efímero.

Propongo abolir la idea de tiempo, y sustituirla por la idea de vida. Principio y fin. Lo que pase entre ellos dos es cosa nuestra.